Llámanos sin compromiso
91 372 6343


Técnicas de Intervención

TERAPIAS NO FARMACOLÓGICAS (TNF) PARA PERSONAS CON ENEFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS

Las enfermedades neurodegenerativas, que frecuentemente vienen precedidas de deterioro cognitivo leve, son un proceso largo, que en las personas que viven hasta los estadíos finales puede llegar a durar hasta 20 años. En todos los estadios de la demencia y espacialmente en la fase moderada y severa, es necesaria la protección de las necesidades básicas de bienestar, movimiento, dignidad, interacción social y derechos fundamentales. Las personas con una enfermedad neurodegenerativa poseen también capacidades superiores como pensar, aprender, experimentar sensaciones y de sentirse amada y cuidada.

Aunque los fármacos retrasan la progresión de algunos síntomas de la enfermedad, su efectividad, a día de hoy es limitada. Por este motivo es importante llevar a cabo un tipo de terapia no farmacológica, que complementa al fármaco y que se ha demostrado a nivel empírico que puede retrasar el avance de una enfermedad neurodegenerativa.

La Terapia No Farmacológica (TNF) es una intervención no química, teóricamente sustentada, focaliza y replicable, realizada sobre el paciente o el cuidador y potencialmente capaz de obtener un beneficio relevante. Las TNF abarcan diferentes áreas de la persona enferma de Alzheimer así como de los cuidadores de estos. Este tipo de terapia y su investigación se encuadra dentro de la medicina basada en la evidencia y los estudios muestran una responsividad de las personas hacia las mismas. Esto quiere decir, simplificando mucho el término, que se ha comprobado que las TNF pueden retrasar el avance de una enfermedad degenerativa y mejorar la calidad de vida de la persona que la padece.  Para poder cubrir tanto las necesidades básicas como las superiores de una persona que padece demencia es importante que haya un trabajo por parte de la familia y un trabajo fuera del ámbito familiar, que mantenga a la persona activa, socializada y en movimiento. No hay nada peor para un enfermo de Alzheimer que la inactividad, el aislamiento y la introyección hacia uno mismo. Las TNF ayudan a la persona enferma, trabajando diferentes áreas a nivel cognitivo, motor, funcional y emocional-conductual, quedando demostrado que el trabajo diario de estas áreas llevado a cabo por profesionales especializados favorece la plasticidad neuronal que es la adaptación funcional del SNC para minimizar los efectos de las alteraciones estructurales o fisiológicas que se producen en el cerebro y sus conexiones, es decir las partes sanas trabajan más para suplir los déficits de las partes afectas. A los familiares también se les brindan cuidados y ayuda como; educación y entrenamiento, cuidados de respiro y apoyo al cuidador.
 
Los beneficios de las TNF son beneficios cuantificables a medio y largo plazo ya que se utilizan para mantener durante más tiempo las capacidades de la persona. Prueba de ello es que ha quedado demostrado a través de los diferentes estudios que las TNF pueden retrasar la institucionalización de la persona. Esto quiere decir que aquellos enfermos de Alzheimer y familias que durante la evolución de le enfermedad trabajen a través de TNF podrán retrasar, por ejemplo, el ingreso en residencia de la persona enferma en más de 765 días respecto a las personas que no han llevado a cabo ningún tipo de terapia. Según estudios publicados sobre TNF, no hay intervención conocida en Alzheimer (ni farmacológica) con un tamaño de efecto mayor. Es decir: una TNF es a día de hoy el tratamiento más eficaz conocido.
 
Además de prevenir la institucionalización, las TNF previenen el uso de sujeciones físicas y farmacológicas. Este tema es de vital importancia ya que el uso de este tipo de sujeciones choca con lo expuesto anteriormente sobre las necesidades básicas y superiores del ser humano. Es a través de la TNF como se deben trabajar las alteraciones conductuales de personas con demencia. 

MÉTODO MONTESSORI PARA INTERVENCIÓN EN FASES MODERADA Y GRAVE

El Método de Intervención Cognitiva para personas con deterioro cognitivo moderado/grave, está basado en las actividades creadas por Maria Montessori para el trabajo con niños con necesidades educativas especiales. Esta teoría se adapto, modificó y validó y los resultados obtenidos indican que los tratamientos no farmacológicos resultan eficaces incluso en fases avanzadas de la demencia. Concretamente, los resultados obtenidos avalan la eficacia del programa en reducción de alteraciones conductuales, fomento de la autonomía de la persona, y mejora de algunas de las funciones cognitivas (lenguaje, memoria y aritmética) al cabo de 6 meses de intervención.

La filosofía del método Montessori se basa en que el problema no está en el que aprende sino en el que enseña, que no se adapta adecuadamente a las necesidades y características individuales del aprendiz.

Basado en esta filosofía, el programa dirigido a personas con deterioro cognitivo grave tiene como objetivos: proporcionar a las personas con deterioro cognitivo grave tareas que les permitan mantener o mejorar las habilidades necesarias para la realización de Actividades Básicas de Vida Diaria (ABVD), proporcionar estimulación cognitiva con cierto grado de dificultad mientras sean capaces de realizarla, por medio de actividades que tengan significado para la persona y disminuir las alteraciones de conducta y mejorar la calidad de vida de estas y de sus cuidadores formales e informales.

Algunos de los principios más importantes de este método son los siguientes:

  • Utiliza materiales de la vida real.
  • Progresa de lo simple a lo complejo.
  • Progresa de lo concreto a lo abstracto.
  • Permite el aprendizaje para progresar en una secuencia. Idealmente esto ocurre con la observación, seguida del reconocimiento y después con el recuerdo o con la demostración.

En la intervención, que puede ser grupal o individual, se trabajan actividades muy procedimentales mediante las que se proporciona a los participantes estimulación cognitiva adaptada a su nivel cognitivo y funcional realizada de una manera que no les resulta artificial, puesto que son tareas muy relacionadas con las actividades de la vida diaria para lo cual se utilizan siempre materiales de uso cotidiano.